Ginebras hacen vibrar al Price en una noche mágica

El concierto de Ginebras el pasado sábado en el Teatro Circo Price de Madrid consiguió recuperar las maravillosas sensaciones que dejaban los espectáculos en la era ‘pre-covid’.

Sin duda, había mucha expectación para el concierto de Ginebras en el Price. Una de las cosas buenas que ha dejado la pandemia para la banda es la oportunidad de tocar en teatros, espacios muy alejados a los escenarios festivaleros donde está acostumbrada a actuar. Primero, en el Nuevo Teatro Alcalá en febrero, después en el Price, Magüi, Sandra, Raquel y Juls han convertido esta inesperada experiencia en dos acontecimientos que tanto ellas como los espectadores tardaremos en olvidar.

El concierto comenzó pasadas las ocho de la tarde, con el público preparado en sus asientos. Salieron a escena los teloneros, el grupo Karavana, que entre canciones bromeaban sobre si alguno de los presentes conocía su música. Muchos asintieron, y con ese plus de gratificación Karavana logró que todos sin excepción bailaran al ritmo de temas tan pegadizos como ‘Resaca pop’, ‘No pegamos nada’ o ‘Strokes’

Las Ginebras salieron a escena tras cubrir el escenario con flores que llenaron el ambiente de frescor y euforia. Tras una gran ovación, cantaron ‘Crystal Fighters’ con tal adrenalina que el público enloqueció, y en este estado se mantuvo durante la hora y cuarto de concierto. A este auténtico furor lo siguió el subidón producido por ‘Todas mis ex tienen novio’, ‘Fan emergente’, ‘Vintage’ y ‘6AM’.

Durante las pausas, las cuatro jóvenes artistas aprovecharon para saludar a sus familias, presentes en la pista, y para hacer un llamamiento a la responsabilidad individual, imprescindible para acabar cuanto antes con la pandemia. También dieron las gracias a los casi ochocientos fans que, a pesar de la todavía complicada situación epidemiológica, no han dudado en comprar entradas para no perderse su actuación.

En forma de agradecimiento, Ginebras preparó varias sorpresas a los espectadores; una de ellas fue tocar ‘Campos de fresa para siempre’, una canción que no suelen incluir en sus ‘setlist’ y que solo interpretan en ocasiones especiales. Enlazando con este tema, se animaron a cantar la parte final de ‘Hey Jude’ de The Beatles, que el público coreó a todo pulmón con los brazos en alto.

La gran sorpresa de la noche fue la aparición estelar del cantante Dani Martín, fan declarado de las chicas, que ha querido acompañarlas en uno de los himnos del disco: ‘Paco y Carmela’. Los cinco convirtieron la canción en una fiesta en la que se hizo difícil aguantar sentados en las butacas. A este momentazo aparentemente insuperable le siguieron otros temas como ‘Chico pum’, ‘Cosas moradas’, ‘Filtro Valencia’ y ‘Metro de Madrid informa’, del álbum ‘Ya dormiré cuando me muera’, y la versión de ‘Con Altura’ del EP ‘Dame 10:36 minutos’. Ya sin Dani Martín, la energía frenética de estas melodías en directo consiguió mantener en permanente crecimiento la curva de diversión.

Foto: Sharon López (@sharonlopez)

La guinda final la puso ‘La típica canción’. Los espectadores, tristes y fascinados a la vez, despidieron a la banda con un aplauso ensordecedor. Por supuesto, el ‘bis’ llegó, esta vez en forma de ‘medley’ de todos los temazos de Ginebras que fueron cantados por los espectadores a todo volumen en forma de despedida y agradecimiento. 

Al salir del teatro, se pudieron escuchar varios testimonios que afirmaban que este ‘show’ se había convertido automáticamente en uno de los mejores que han visto, un logro inmejorable en tiempos de mascarillas y de distancia interpersonal. Espectáculos como este nos animan a seguir todas las recomendaciones sanitarias para poder descubrir cuanto antes la sensación de vivir conciertos tan fascinantes como este con total normalidad.

Foto: Sharon López (@sharonlopez)

 

 

 

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos relacionados

¡Sigue conectado!

23FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
139SeguidoresSeguir

Últimas entradas