Crítica de ‘Fortitude’, el nuevo álbum de Gojira

La banda francesa estrenó el pasado 30 de abril su séptimo de álbum de estudio. Vuelven a demostrar, que son uno de los grandes nombres del panorama actual.

No hay duda de que cualquier movimiento de los hermanos Duplantier, provoca un seísmo de grandes magnitudes en el mundo del metal. Con la publicación de ‘Fortitude’, Gojira volvían a ser los protagonistas en todas las revistas y webs musicales, dejando claro que son una de las formaciones metaleras más aclamadas de los últimos años.

Editado a través de Roadrunner Records, sello discográfico de origen neoyorquino que cada vez cuenta con menos bandas de metal, pero con el que ya han publicado tres álbumes, ‘Fortitude’ vuelve a girar en torno al medioambiente, algo a lo que los franceses ya nos tienen acostumbrados. Sin embargo, en esta ocasión, sus letras prestan principal atención al deterioro que están sufriendo numerosas tribus indígenas del Amazonas a causa de la deforestación provocada por las actuaciones del mayor destructor del planeta Tierra: el ser humano. Tal es la concienciación, que ya han puesto en marcha una campaña con la intención de recaudar fondos y ayudar a estas personas que tanto lo necesitan.

Aquí no estoy para engañar a nadie. No me queda otra que admitir que al terminar el álbum, una sensación fría y de indiferencia se apoderó de mí. Constantemente me decía que los 51 minutos que dura este trabajo, ya los había escuchado anteriormente. Y es que, al investigar sobre los movimientos de la banda en los últimos meses, me di cuenta que el primer adelanto del disco había sido publicado hace casi un año.

Y este no vino solo, sino que fue precedido por 4 sencillos más para un álbum compuesto por 11 canciones. Es decir, que casi la mitad de este larga duración, ya había sido desvelada antes de su lanzamiento. Es lo que tiene que la música esté dominada por la reproducción en plataformas como Spotify; publicar una canción es mejor que lanzar un álbum entero directamente. Una lástima.

Por lo tanto, ‘Fortitude’ es un disco en el que destacan los pequeños detalles. Y es ahí, sin duda, donde Gojira mantienen la esencia que les caracteriza. Pese a no ser una continuación de su antecesor ‘Magma’, sí que mantiene esa línea más melódica y accesible que presentaron en dicho trabajo, algo que viene sucediendo desde que los galos se incorporaran a Roadrunner Records en 2012. Inevitablemente, pertenecer a un sello de estas características, provoca que las intenciones de la banda viren hacia sonidos más comerciales.

Pese a ello, sí que hay que subrayar que este nuevo trabajo presenta una mayor fuerza, donde ‘riffs’ poderosos y pesados cobran mucho más protagonismo. Además, en algunas piezas afloran intenciones de la banda por experimentar con nuevos sonidos. Por ejemplo, esto último ocurre en la brutal ‘Amazonia’, un tema influenciado descaradamente por los brasileños Sepultura (de manera intencionada) en la que incorporan sonidos tribales.

Igualmente, encontramos algunas reminiscencias del pasado como en ‘Another World’, donde el punteo de guitarra que acompaña a todo el ‘track’ parece sacado de ‘The Way of All Flesh’, siendo esta una de las más destacadas del LP. Posteriormente, ‘Hold On’ con un aura mística provocada por la presencia de un coro en sus inicios, y los ‘riffs’ completamente distorsionados de ‘New Found’ consiguen que el disco te mantenga completamente conectado, sin haber lugar para el descanso, provocando en cada minuto ‘headbangings’ como si estuviéramos en una sala viéndolos actuar. 

En cambio, tras estas dos piezas exquisitas, aparecen los 7 minutos más innecesarios de todo el trabajo. Divididos en dos temas, uno de ellos un preludio que da entrada a ‘The Chant’, tema peligrosamente parecido a ‘The Shooting Star’ de ‘Magma’, y que provoca que el disco comience a aburrir y que empieces a desconectarte. Finalmente, la banda francesa vuelve a subir el volumen con temas potentes como ‘Sphinx’ y ‘Grind’, que no son más que una una repetición del mismo sonido ‘groove’ de la banda, sin nada nuevo que aportar, dominados por el ‘palm muting’ característico del grupo. Destacar el impresionante trabajo del batería Mario Duplantier, quien realiza un trabajo encomiable en todo el álbum.

Pese a todo lo anterior, Gojira han vuelto a sacarse un muy buen álbum de la chistera. Repiten una fórmula que, de momento, sigue funcionando entre la comunidad metalera. ¿Hasta cuándo durará? El tiempo dictará sentencia.

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos relacionados

¡Sigue conectado!

23FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
139SeguidoresSeguir

Últimas entradas