Miusik España | Revista de actualidad musical

¿Sería posible un Melodifestivalen para elegir al representante de España en Eurovisión?

Analizamos el exitoso formato que tiene como misión elegir a los encargados de representar a Suecia en el Festival de Eurovisión y las posibilidades que podría tener en un país como España.

Solo han transcurrido unas horas desde que la última edición del Melodifestivalen ha terminado. Una ajustada final mantuvo en vilo a los espectadores que culminaba con la milimétrica victoria de The Mamas y su canción ‘Move’ para representar a Suecia en el Festival de Eurovisión 2020, que se llevará a cabo en la holandesa ciudad de Róterdam.

El Melodifestivalen es un festival nacional que se celebra en Suecia cada año y que sirve para elegir el tema y representante que viajarán a Eurovisión. Un procedimiento que se ha repetido año tras año, salvo en escasas ocasiones, y que podría ser la clave de tan brillante historial del país nórdico en el Festival de Eurovisión. Se lleva a cabo durante seis semanas: cuatro semifinales, una repesca y la final. Un total de 32 temas seleccionados competirán por verse las caras en una final con tan solo 12 plazas.

La canción sobre el intérprete

Su propio nombre indica que se trata del ‘festival de las melodías’ y, es por ello que, le dan mucho más valor a la selección de los temas que a los artistas o grupos que se encargarán de defenderlos. La recepción de los temas arranca nueve meses antes del inicio del Melfest y será la Asociación de Editores de Música de Suecia la encargada de hacer una primera selección y, posteriormente, será tarea de un jurado de dieciséis personas (de diferentes edades) compuesto por profesionales de la música, miembros de la cadena y miembros del público quienes decidan los temas que finalmente competirán en el Melodifestivalen. Los artistas que interpretan la demo’ inicial de los temas seleccionados irán directos a la competición, salvo que la cadena considere que hay otro cantante más idóneo para defenderla.

Los artistas suecos pelean, los españoles no se atreven

Loreen en el Melodifestivalen 2017
Loreen en el Melodifestivalen 2017

Pese a que España tiene un menor interés por Eurovisión, la sociedad es muy crítica con quienes son elegidos representantes, y es que el festival les puede ‘enterrar’ de manera profesional, o eso es lo que piensan los artistas españoles, motivo por el cual nunca querrían acudir. Los cantantes consagrados de Suecia acuden con orgullo al Melodifestivalen para pelear con uñas y dientes el billete que les podría llevar directos a Eurovisión. Si no lo consiguen, se vuelven a presentar las veces que sean necesarias. Y, si también lo han conseguido, existe la posibilidad de que quieran volver a repetir.

Las dos últimas victorias de Suecia en Eurovisión son contribución de Loreen (2012) y Måns Zelmerlöw (2015). Loreen participó en el Melodifestivalen en 2011, 2012 y 2017. Måns Zelmerlöw lo hizo en 2007, 2009 y 2015.

Todo un país volcado en Eurovisión

El concepto que tiene la ciudadanía sueca sobre el Festival de Eurovisión es muy distinto al que se tiene en nuestro país. Suecia vive con mucha intensidad este acontecimiento musical, congregando a millones de espectadores en sus hogares durante la gran final de mayo, que alcanza una cuota de pantalla del 70% del total de la audiencia. El país se paraliza durante la noche de la final, quedando las calles desérticas por unas horas. Para que se pueda entender mejor, podríamos decir que Eurovisión es a Suecia como el Mundial de Fútbol es a España. Por ello, los suecos asumen con gran responsabilidad el papel de elegir unos representantes y temas de los que poder sentirse orgullosos.

¿Es un formato factible en España?

Es un tanto difícil, que no imposible. Algo que debería cambiar de lleno es la idea con la que RTVE trabaja el Festival de Eurovisión. Lo que hemos visto, generalmente, en los últimos años ha sido algo parecido a una asistencia obligatoria como el alumno que va a clase y se duerme o se pone a hablar en la última fila. RTVE debe ir con ideas claras de ganar, con ganas de competir y de pelear, de eso se trata. Los mínimos cambios que la cadena pública efectúa cada año son eso, mínimos, empeñados en seguir tácticas o procedimientos que no están funcionando, algo muy evidente. Y eso que contamos con el privilegio de formar parte del Big Five, de no ser por eso ya llevaríamos muchos años acumulando palos y decepciones al no clasificarnos para la gran final.

RTVE podría valorar las tendencias empleadas por las diferentes cadenas públicas participantes en Eurovisión. Aquí solo hemos hablado del Melodifestivalen, pero otros países también utilizan esta dinámica de elegir a sus representantes a través de un festival, como Italia, Noruega, Finlandia o Dinamarca, entre otros. Al final con eso puedes contagiar de espíritu eurovisivo, no solamente a los fieles seguidores. Si no estamos contentos y conformes en España con nuestra propia candidatura, ¿cómo pretendemos que el resto de Europa lo esté?

También se tiende a elegir primero al artista y, posteriormente, se hace una canción que le pueda quedar bien y que no suene mal en el escenario de Eurovisión. Mal, mal y mal. Lo idóneo (a la par que sencillo) sería partir de unos artistas que han decidido escribir unas determinadas canciones en un momento determinado de su vida y quieren compartirlas y competir con ellas para representar a su país. Lo que esos artistas con esas canciones van a transmitir y la manera en que lo van a defender sobre el escenario es muy diferente a fabricar un tema rápido para ir simplemente al festival y cantar.

Sea como sea, la decisión de llevar a cabo cambios en todo este proceso la tiene RTVE. En su mano está que podamos disfrutar de una mayor y mejor experiencia de Eurovisión y, quien sabe, de unos buenos resultados en las venideras ediciones.

Añade un comentario

X