Miusik España | Revista de actualidad musical

Eels deja atrás la terapia de shock en ‘Earth To Dora’, su nuevo disco

Eels regresa con ‘Earth To Dora’, el decimotercer disco del grupo.

Si alguien conoce la desgracia y el sufrimiento es Mark Oliver Everett. Su padre, el reputado físico Hugh Everett, cayó fulminado por un infarto cuando él tenía 19 años. Fue el propio Mark quien encontró el cuerpo sin vida. Él mismo cuenta que esa fue la única vez en la que establecieron contacto físico. Esto sucedió en 1982, y en 1996 el músico viviría el segundo acontecimiento lúgubre que le marcaría: el suicidio de su hermana Elizabeth. Y, como a veces las desgracias no vienen solas, dos años después moriría su madre, víctima de cáncer. Contó con el apoyo de su prima Jennifer, azafata de vuelo. Fueron inseparables desde la infancia, pero falleció en 2001 durante su jornada laboral. Tripulaba el avión que se estrelló contra el Pentágono el 11 de septiembre de ese año.

La música siempre ha servido de terapia a Everett, fundador de la banda Eels, especialmente en trabajos como ‘Electro-Shock Blues’, compuesto a raíz del suicidio de su hermana y de la muerte de su madre. Siempre se ha movido entre la tristeza y la resignación, y para lidiar con ello hace gala de un humor sarcástico al alcance de muy pocos, como demostró en su autobiografía Cosas que los nietos deberían saber, título tomado de una de sus canciones (‘Things The Grandchildren Should Know’, de su disco de 2005 ‘Blinking Lights And Other Revelations’).

Mark Oliver Everett, E, líder de Eels.

Everett, también conocido simplemente como E, estrena ahora disco de Eels. El título del decimotercer álbum de la banda es ‘Earth To Dora’. Con el músico californiano recién divorciado de la madre de su único hijo (ya se divorció previamente de su primera esposa), el álbum rezuma, sorprendentemente, un optimismo inusitado, continuación de lo visto anteriormente en su último trabajo, ‘The Deconstruction’ (2018). En canciones como ‘OK’ reconoce que en el pasado desaparecieron sus ganas de vivir, pero eso ya pasó. El álbum, si se pudiera resumir en una palabra, sería la del artista diciéndose a sí mismo “supéralo”.

En este disco, se narra una historia circular de amor-desamor-amor. Everett explora el romanticismo desde su visión cínica, pero no desde el victimismo. En el primer corte (‘Anything For Boo’), se muestra abierto al amor, pero siempre desde la cautela otorgada por la experiencia. Tras una reafirmación de esta postura en ‘Dark And Dramatic’, esta historia se viene abajo en ‘Are You Fucking Your Ex’. El título se explica por sí solo. Sin embargo, esta narrativa vuelve a dar una vuelta tras varias canciones (entre ellas ‘I Got Hurt’) en ‘Baby Let’s Make It Real’ y ‘Waking Up’, donde, a pesar de todo, retorna al romanticismo cauteloso y cínico de los primeros minutos. Todo acompañado de la instrumentación más clásica de Eels: ritmos parsimoniosos y acordes arpegiados de guitarra con acompañamiento de piano.

Si alguien conoce el dolor es Mark Oliver Everett. Demos gracias a ello, a pesar del egoísmo que eso implica, por la sublime discografía que nos lega. Afortunadamente, el artista siempre consigue resurgir, y lo ha demostrado una vez más en un disco que le eleva a la categoría de artistas románticos como Nick Cave o Leonard Cohen. Un disco optimista para tiempos convulsos. Una terapia más, esta vez más naturista que de electroshock, en la obra

Diego Mingolla Fernández

Diego Mingolla Fernández

Redactor musical. De Mallorca y, desde hace algún tiempo, también de Madrid.

Añade un comentario

X