Miusik España | Revista de actualidad musical

Crónica: Nacho Vegas en el Teatro Alcalá de Madrid

El cantautor asturiano ofreció el segundo de sus tres conciertos de presentación del recopilatorio «Oro, salitre y carbón».

Disfrutar de un concierto en los tiempos que corren es algo así como vislumbrar un oasis en medio del desierto, una brisa de aire fresco en días en los que la sanidad pública corre peligro, donde mantenemos la distancia de seguridad y nos lavamos las manos con gel hidroalcohólico a cada instante. A pesar de todo, en cuanto se apagan las luces del teatro todos somos la misma persona que espera ansiosa que aparezca la banda sobre el escenario. La música en directo, y la cultura en general, nos hace libres, y solo el hecho de llevar una mascarilla puesta nos recuerda que ya no estamos en ese tiempo no tan lejano en el que nuestras preocupaciones eran otras.

El Teatro Alcalá de Madrid presentaba un lleno absoluto el 24 de octubre, teniendo en cuenta las nuevas medidas de seguridad que se han adoptado en recintos de este calibre. A las 21:00 tenía previsto el inicio del segundo concierto consecutivo que realizaba Nacho Vegas desde que publicara su recopilatorio ‘Oro, salitre y carbón’, aunque se retrasaría unos minutos. Apareció el cantautor junto a su banda, de la que se había caído a última hora el guitarrista Joseba Irazoki por haber dado positivo en una prueba PCR días antes. En su lugar estaba Hans Laguna, además de los habituales Manu Molina, encargado de la batería, Luis Rodríguez, que estuvo a punto de perderse el concierto a causa de un accidente en la habitación del hotel, y César Verdú, estos dos últimos miembros de la banda León Benavente. Otro miembro de la banda, Abraham Boba, estaba en el Teatro Alcalá, pero entre el público. También aparecería a mitad de concierto el guitarrista Pablo Pérez, que hizo que la banda ganara consistencia.

El concierto dio comienzo y con él el repaso a la historia del cantautor asturiano, que no se limitó a interpretar temas recopilados en su nuevo trabajo. El público allí presente pudo disfrutar de grandes clásicos como ‘Cuando te canses de mí’ y Ser árbol’, a las que se le añadiría Desborde’, una canción que Nacho Vegas quiso dedicar en especial a los madrileños y madrileñas que estaban allí. Presentó en directo, además, ‘Fabulación’, una de las canciones inéditas que aparecen en este nuevo recopilatorio.

Uno de los momentos más especiales se vivió conArriba quemando el sol’, versión del tema de Violeta Parra, una de las artistas favoritas del gijonés. Más tarde fue el turno de la que el propio cantautor dijo que se trataba de una de las pocas canciones de amor de su repertorio, ni más ni menos que la emocionante ‘Brujita’.

El artista rescató del cajón de los recuerdos Que te vaya bien, Miss Carrusel’, originalmente del cantautor estadounidense Townes Van Zandt (Fare thee well, Miss Carousel’ en su versión original). Para la recta final, el asturiano había reservado la dolorosa La pena o la nada’ y Ocho y medio’, una de las joyas del concierto, que recordó a los allí presentes que un concierto de Nacho Vegas es un peregrinaje que se ha de realizar, al menos, una vez en la vida.

Nacho Vegas se despidió, tras aproximadamente una hora y media de concierto, conLa gran broma final’, un cierre perfecto para un espectáculo que a muchos, deseosos de más y sabedores de que puede pasar mucho tiempo hasta que vuelvan a sentir la emoción de la música en directo, se les hizo corto. Un viaje por el que, de la mano del genial músico, se atravesaron dimensiones y se olvidó la tensa y compleja situación actual. Hora y media de medicina para el espíritu en forma de la poesía de Nacho Vegas, siempre reaccionaria y que esta vez, además, supo actuar de bálsamo. La música, el arte, el teatro, el cine y todas las ramas de la cultura siempre han sido el alimento del alma, un catalizador de emociones capaz de, precisamente, rescatarnos en épocas convulsas, recordándonos que siempre estarán a nuestro alcance. Sin embargo, son tiempos agónicos para los que forman parte de ello. Nunca es tarde para devolver el favor.

Diego Mingolla Fernández

Diego Mingolla Fernández

Redactor musical. De Mallorca y, desde hace algún tiempo, también de Madrid.

Añade un comentario

X