Arcade Fire presentan una ambiciosa vuelta a sus orígenes con su nuevo álbum ‘WE’

‘WE’ es un álbum que exalta las señas de identidad que catapultaron al éxito a Arcade Fire hace ya casi dos décadas.  Tras la genial incursión electrónica en ‘Reflektor‘ (2013) y con el pop más ochentero en ‘Everything Now‘ (2017), en este nuevo trabajo, la banda canadiense retoma la inspiración de su primera trilogía de álbumes y lo ejecuta de una forma bastante acertada.

Construido sobre las bases a piano y guitarra compuestas por Win Butler y Régine Chassagne en su casa/estudio en Nueva Orleans, el disco conserva ese primario origen acústico que tan buen resultado les dio en el pasado. Sobre esta base incorpora elementos orquestales y electrónicos que hacen crecer a las canciones en sus momentos más acelerados. Es este juego con las dinámicas una de las constantes a lo largo del tracklist. Coproducido por Nigel Godrich (Radiohead, Paul McCartney), es el trabajo del grupo en el que más presencia tienen los espacios y silencios, haciendo que se desarrolle a fuego lento, con partes muy diferenciadas dentro de las propias canciones.

Los cambios en las dinámicas se aprecian desde un primer momento con la apertura a cargo de ‘Age of Anxiety I’ yAge of Anxiaty II (Rabbit Hole)‘. Ambos son temas que van creciendo poco a poco. En la primera parte, se crea a base de piano una atmósfera íntima y reflexiva sobre cómo la cultura de la conexión permanente ha creado un sentimiento de ansiedad y exposición generalizado. Tras este inicio acústico se incorpora un ‘break disco‘ que parece sacado directamente de ‘Reflektor’ al que se van sumando capas de sintetizadores. La segunda parte de la introducción funciona incluso mejor. Desde las interacciones a dos voces en el inicio hasta la segunda parte electrónica, el tema estructura muy bien su crecimiento hasta desembocar en una pegadiza línea vocal cantada por Régine.

La pieza central del disco la compone la sección de ‘End of the Empire I-IV‘. Con una duración de 10 minutos en su conjunto, es un lamento por la decadencia de Norteamérica con un tono más melancólico que crítico. Como si de una ópera rock se tratase, se compone de una orquestación melodramática que pierde toda la seriedad en su parte final, cuando en un tono demasiado teatral, Butler comienza a cantar “I unsubscribe/I unsubscribe/this ain’t no way of life/I don’t believe the hype,”

Portada de ‘WE’

La atmósfera pesimista y claustrofóbica del disco termina con el cierre de esta primera parte, dando pie a los temas más catárticos del compendio: ‘The Lightning I & II‘. Son los que más recuerdan a los escuchados en ‘Funeral‘ y ‘The Suburbs‘, de hecho, el propio Butler asegura que su composición se remonta a antes incluso del lanzamiento de su disco debut en 2004.  Son clásicos instantáneos que suenan por momentos a Springsteen.  No cuesta imaginar ‘The Lighting II‘ como momento álgido en los conciertos con el público saltando y coreando la parte final. Es un himno de estadio en toda regla.

Tras ellos llega ‘Unconditional I (Lookout Kid)‘, un amable tema acústico que es todo lo opuesto a los escuchado en la primera parte. Optimista en lo que a letra se refiere, está dedicado al hijo de Butler y Regine advirtiéndole sobre el mundo que le espera. Aunque no es una mala canción, el estilo es algo chocante ya que recuerda a bandas folk de las que Arcade Fire se desmarcó en su momento como The Lumineers o Mumford & Sons.

En ‘Unconditional II (Race and Religion)‘ vuelven a incorporarse elementos electrónicos para presentar el tema más discotequero. Hace aparición en los coros y en la parte final Peter Gabriel, ídolo de la banda.

La canción final, WE, es el tema más minimalista y sencillo en cuanto a producción, terminando de forma abrupta en lo que podría considerarse un cliffhanger mientras se repite el mantra: “When everything ends/can we do it again?”

En definitiva, ‘WE es Arcade Fire en vena. Es difícil escuchar algo con tanta ambición hoy en día; desde lo crítico y reflexivo de las letras, pasando por la orquestación hasta el apartado electrónico. El disco entero está estructurado como un viaje desde lo introspectivo de la primera parte, titulada «I», hasta el sentimiento de comunidad trascendente de la segunda, titulada «We».

Esa ambición en ocasiones se vuelve en su propia contra, sintiéndose demasiada intención de desmarcarse de su anterior lanzamiento ‘Everything Now‘ y acercarse demasiado a ‘Funeral’, quedándose a mitad de camino sobre todo en la parte central del disco. Pero por lo general los buenos momentos se sobreponen con creces y la banda, pese a no aportar nada nuevo ni rompedor, es capaz de recordar lo que les convirtió en los gigantes musicales que son.

Comentarios

Déjanos un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos relacionados

Conéctate

[td_block_social_counter style="style9 td-social-boxed td-social-colored" open_in_new_window="y" f_counters_font_family="394" f_network_font_family="891" f_counters_font_size="eyJsYW5kc2NhcGUiOiIxMyIsInBvcnRyYWl0IjoiMTIiLCJhbGwiOiIwIn0=" f_network_font_size="eyJsYW5kc2NhcGUiOiIxMSIsInBvcnRyYWl0IjoiOSIsImFsbCI6IjAifQ==" counter_color="#ffffff" counter_color_h="#ffffff" network_color="#ffffff" network_color_h="#ffffff" tdc_css="eyJsYW5kc2NhcGUiOnsibWFyZ2luLWJvdHRvbSI6IjMwIiwiZGlzcGxheSI6IiJ9LCJsYW5kc2NhcGVfbWF4X3dpZHRoIjoxMTQwLCJsYW5kc2NhcGVfbWluX3dpZHRoIjoxMDE5LCJwb3J0cmFpdCI6eyJtYXJnaW4tYm90dG9tIjoiMjAiLCJkaXNwbGF5IjoiIn0sInBvcnRyYWl0X21heF93aWR0aCI6MTAxOCwicG9ydHJhaXRfbWluX3dpZHRoIjo3NjgsInBob25lIjp7Im1hcmdpbi1ib3R0b20iOiI0MCIsImRpc3BsYXkiOiIifSwicGhvbmVfbWF4X3dpZHRoIjo3NjcsImFsbCI6eyJkaXNwbGF5IjoiIn19" facebook="esmiusik" twitter="miusikes" instagram="MIUSIKES"]

Tendencias

X